Páginas vistas en total

viernes, 27 de mayo de 2011


El crimen que conmovió al país

25/05/11 
El 3 de junio de 1981, el portero de un edificio de Coronel Díaz y Las Heras vio gotas de sangre que caían del baúl de un Dodge Polara bordó. Adentro estaban los cuerpos maniatados del ingeniero Mauricio Schoklender (53) y su mujer, Cristina Silva (49). Estaban encimados y todavía vestidos con ropa de cama. Los habían asesinado sus hijos, Sergio y Pablo, el 30 de mayo de 1981, a golpes de puño y de martillo, en su piso del barrio de Belgrano (en 3 de Febrero 1840).

Los envolvieron en sábanas, armaron sus valijas para simular que la pareja estaba de viaje y los metieron en el auto. Fueron detenidos 5 días después.

En marzo de 1985, la jueza Martha Lopardo condenó a Sergio a prisión perpetua y absolvió a Pablo, que quedó libre. Sin embargo, la falta de mérito para el menor de los hermanos duraría un poco más de un año: el 7 de abril de 1986, la Cámara de Apelaciones cambió la absolución por perpetua y pidió su captura. Lo agarraron recién el 14 de mayo de 1994 en Bolivia.

Sergio estuvo preso 14 años hasta que recuperó su libertad el 28 de noviembre de 1995. En la cárcel estudió Derecho y Psicología. 

Según la investigación judicial, Pablo odiaba a su madre porque ella, entre otras cosas, le había hecho propuestas incestuosas. Los investigadores dijeron que aquella madrugada Pablo despertó a su hermano y empezaron a discutir sobre la posibilidad de matar a sus padres. También dicen que la madre escuchó las voces, se levantó y fue hasta la cocina. Allí fue cuando Pablo la golpeó en la cabeza con una barra de hierro y Sergio la remató estrangulándola con una soga. Al padre, lo mataron en la cama, también con el hierro y la soga. El hallazgo llegaría con la escena del auto goteando sangre.


El caso llegó a la pantalla grande en 1984 con “Pasajeros de una pesadilla”, dirigida por Fernando Ayala. El film estaba inspirado en el libro "Yo, Pablo Schoklender", de Pablo Schoklender y Emilio Petcoff.

EL PORTAL DE VERO: BASTA DE ESTOS LADRONES EN LA ARGENTINA!!!DELINCUENTES!!!!!!

EL PORTAL DE VERO: BASTA DE ESTOS LADRONES EN LA ARGENTINA!!!DELINCUENTES!!!!!!

Escándalo entre los Schoklender: se pelearon y Sergio se fue de la Fundación de las Madres

25/05/11 - 13:27
La disputa es por el manejo financiero de la entidad, confirmaron allegados a Clarín.com. Pablo trabajaba junto a su hermano tras abandonar la cárcel.
El apoderado y mandamás de la Fundación de las Madres de Plaza de Mayo, Sergio  Schoklender, dejó su cargo tras una pelea, de ribetes escandalosos, con su hermano Pablo, confirmaron al menos tres fuentes a Clarín.com. La disputa fue por el manejo financiero de la entidad.

Los hermanos Schoklender trabajaban juntos hace varios años, pero las diferencias entre ambos se fueron acrecentando en los últimos dos años. "Sergio lo llevó a trabajar con él y estaba en la Editorial (de la Fundación) mientras seguía cumpliendo con un régimen de salidas transitorias", contó un ex integrante de la Universidad que pertenece a las Madres. 

Otra fuente aseguró que hubo una pelea entre los hermanos en la calle por la que intervino la comisaría 2º, pero fuentes policiales consultadas por Clarín.com lo negaron. "No hay ninguna denuncia policial", dijeron en esa dependencia.

Por la trascendencia del escándalo, las fuentes consultadas se niegan a dar detalles. Sin embargo, todas coinciden en que ya se desvinculó Sergio Schoklender, un hombre que había entablado una relación muy profunda con Hebe de Bonafini. "No se fue, lo echó ella", arriesgó otra fuente de la Universidad. Y agregó: "Sergio manejaba todo, desde las construcciones hasta el manejo de los fondos". El abogado, condenado por el crimen de sus padres, un hecho ocurrido en 1981, no estaría en el país actualmente.

BASTA DE ESTOS LADRONES EN LA ARGENTINA!!!DELINCUENTES!!!!!!


CORRUPCIÓN EN MADRES DE PLAZA DE MAYO

La revancha de Emerenciano: ¿Quién es delincuente, Hebe?

 El mito de Madres de Plaza de Mayo volcadas a la construcción de 


viviendas 
un día iba a terminar. La organización no gubernamental devenida en 
desarrollador inmobiliario hace honor a todas las sospechas que 


acumula el 
kirchnerismo. Y vaya si no se habrán cometido injusticias en el 


trayecto hasta 
el inevitable escándalo...
27/05/2011 | 09:25

La revancha de Emerenciano: ¿Quién es delincuente, Hebe?
Cristina Fernández de Kirchner en un complejo de viviendas que construyen las Madres de Plaza de Mayo, en Ciudad Oculta, y Hebe de Bonafini. Foto: Raúl Ferrari/Archivo Télam (29/04/2009).
 En el inicio del asunto, Sergio Schoklender fustigó al piquetero Raúl Castells y a la prensa, con ciertos sucesos en Chaco, que incluyeron, dicen, disparos de armas de fuego.
"Este circo está armado por Castells, Clarín y Canal 26", dijo el apoderado de la organización comandada por Hebe de Bonafini.
El representante de la Fundación de las Madres de Plaza de Mayo indicó que "no existieron tiros" y que "hace meses que no estoy en Chaco".
Emerenciano Sena, líder del Movimiento Social 17 de Junio, le había dicho a la agencia Noticias Argentinas que un grupo de 50 personas identificado con la Fundación de las Madres desalojó violentamente a balazos a las familias que habían ocupado las primeras casas construidas.
"El compromiso público fue de realizar 500 casas. Pero la obra se fue parando y en 14 meses llegaron a hacerse apenas 20 porque no llegaban los materiales", dijo el líder piquetero chaqueño.
En ese sentido, Sena contó que realizaron una denuncia ante el Fondo Nacional de la Vivienda para lograr la recategorización de los trabajadores de la obra.
Al parecer, esta denuncia fue la que motivó el enojo por parte de la Fundación de las Madres de Plaza de Mayo y el inicio de las causas judiciales.
"Quedó a la vista que entre el Ministerio de Obras Públicas de la provincia y la Fundación desviaron los materiales de las viviendas y terminaron haciendo hospitales para la provincia.
Mientras, venían a la obra y firmaban los papeles para cobrar el dinero de las certificaciones", explicó el líder piquetero.
Sena siempre sostuvo que Schoklender tenía un control autoritario de los trabajos y que los obreros estaban en negro, aunque Madres de Plaza de Mayo afirmó que la ruptura llegó por la resistencia de Sena a que las obras fueran auditadas.
Schoklender dijo que "las organizaciones sociales administran los planes y nosotros solamente capacitamos a los trabajadores".
A su vez, denunció que ellos "no usaban la ropa que les mandábamos, sino la de ellos con el logo de su movimiento".
"Castells aprovecha cualquier cosa para subirse y estar en medio de un conflicto", señaló. 
Schoklender también retrucó que Sena "les sacaba parte de los sueldos" a los trabajadores para financiarse.
Luego, obreros que habían trabajado con Sena, respaldados por la Fundación Madres de Plaza de Mayo, presentaron una denuncia contra el dirigente social (asociación ilícita y reducción a servidumbre) ante el juez federal Eduardo Valiente, pero la investigación del fiscal Gustavo Corregido concluyó que no hubo “vulneración a la libertad de autodeterminación de las supuestas víctimas en el grado de afectación que exige el tipo”.
Detrás de la denuncia contra Emerenciano Sena estuvo Sergio Schoklender, en su calidad de apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

La denuncia inicialmente se presentó en la Fiscalía de Investigación Nº 9 de Resistencia, tras el despido de varias personas que construían las viviendas del barrio Emerenciano, pero el fiscal actuante se declaró incompetente en el delito de Trata de Personas y él remitió la causa al Juzgado Federal, que a su vez puso en conocimiento al fiscal Federal para que se expidiera sobre la cuestión de la competencia.
La primera vez que el fiscal federal Corregido dictaminó que no hubo delito, Schoklender aseguró que lo denunciaría ante el Consejo de la Magistratura. 
No fue fácil para Corregido no satisfacer los deseos de Schoklender.
Madres de Plaza de Mayo es un ícono del Frente para la Victoria y cualquier funcionario público conoce el costo de ir contra Madres de Plaza de Mayo, no importa el reclamo. 
El proyecto Sueños Compartidos en Chaco es el producto de un convenio celebrado entre la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación (Secretaría de Obras Públicas del Ministerio de Planificación Federal, o sea el polémico José López) y el IPDUV (Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda) chaqueño.
El marco del convenio es el Programa Federal Plurianual de Construcción de Viviendas, con fondos del Estado Nacional. 
Corregido realizó una minuciosa instrucción y concluyó que no hubo “hallazgo de elementos objetivos que permitan subsumir las conductas denunciadas en el tipo penal de trata de personas”, ya que no hubo“vulneración a la libertad de autodeterminación de las supuestas víctimas en el grado de afectación que exige el tipo”. 
Entonces, él le solicitó al juez que se declarase “parcialmente incompetente”, al menos en lo relativo a la denuncia de trata de personas. 
Y que si se violaron otras normas del Código Penal, debería ocuparse la Justicia ordinaria. 
Cuando Schoklender conoció el dictamen de Corregido, publicó solicitadas en medios gráficos advirtiendo que denunciaría al fiscal ante el Consejo de la Magistratura de la Nación. 
El juez Valiente se demoró en decidir con respecto al pedido del fiscal. 
Entonces Corregido insistió y el juez remitió las actuaciones al juez provincial en turno y se declaró incompetente en la cuestión
Con respecto a la denuncia de Defraudación a una Administración Pública, Valiente adelantó que las diligencias procesales no permitieron determinar fehacientemente si los fondos en cuestión“pertenecen a la Nación o ingresan a las arcas provinciales”, como para determinar la competencia federal hasta que tuviera más elementos de juicio. 
De esa forma, sólo desestimó la denuncia por el delito de trata de personas y se declaró parcialmente incompetente. Schoklender dijo que también pediría la cabeza del juez.
Schoklender hizo lo que hace todo el ladriprogresismoutilizar los supuestos derechos humanos para amparar sus beneficios personales.
Él dijo acerca del juez y el fiscal: "Es una contradicción decir defender los Derechos Humanos, persiguiendo a los genocidas responsables de la Masacre de Margarita Belén y das vuelta la cara a lo que está sucediendo en tu pueblo, tu provincia, donde ahora es tu casa".
Madres de Plaza de Mayo decidió hacer caza de brujas y fue sobre Marcela Acuña, esposa de Emerenciano Sena, "quien al parecer está cobrando un sueldo de Desarrollo Social, los abogados de la Fundación presentaron un pedido de informe, hicimos la denuncia y el sumario desapareció en alguna cartera administrativa, todo está investigándose. Lo único que la fundación no va a hacer es parar sus obras, ni bajar el ritmo de trabajo en la provincia, es más, vamos a duplicar esfuerzos", dijo Schoklender en nombre de Hebe de Bonafini.
Sergio Schoklender aseguró, "Sena es protegido por algún sector político que se equivoca, porque existe un proyecto nacional y provincial que no puede vivir bajo la extorsión de una persona que no representa al pueblo, sino que son delincuentes. Emerenciano Sena, Quintín Gómez y Marcela Acuña son los cabecillas de una asociación ilícita que utilizó y desprestigió el nombre de un movimiento de desocupados, que son un orgullo en las organizaciones sociales. Pero esta protección politiquera barata en algún momento se va a terminar".
Schoklender siguió presionando y tuvo éxito en la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia, que ordenó la reapertura de la causa que investiga el delito de trata de personas iniciada por los trabajadores despedidos del ex Campo de Tiro, empleados por la Fundación Madres de Plaza de Mayo y agrupados en el MTD Emerenciano.
Los camaristas temerosos de Schoklender fueron Ana Victoria Order y Luis Alberto Aguilar.
Order y Aguilar devolvieron al juzgado de origen el expediente desestimado por el fiscal Gustavo Corregido.
La Cámara entiende que esos elementos no fueron considerados y ahora la causa debe remitirse al juez de primera instancia para que se expida al respecto”, explicó la mano derecha de Schoklender, Alejandro Armoa, querellante en nombre de los trabajadores y de la Fundación Madres de Plaza de Mayo contra Emerenciano Sena.
Pero ahora hay un escándalo importante con Schoklender, Fundación Madres de Plaza de Mayo y el dinero enviado por la Nación, no solamente en Chaco sino en todos los emprendimientos de Hebe de Bonafini. La situación ayuda a ubicar en otra perspectiva lo de Chaco. Y también a preguntar si no hubo parcialidad judicial de la Cámara porque se trataba de Madres de Plaza de Mayo.
Según la información oficial de Madres de Plaza de Mayo, existen 5.609 viviendas proyectadas y en construcción en todo el país. Además, hay 19 centros de salud en los planes.
"(...) Según fuentes de la Casa Rosada, la Presidenta estalló de furia contra Bonafini y su administrador y abogado, Sergio Schoklender, que anteayer renunció al manejo financiero en medio de graves denuncias de irregularidades con fondos de la Secretaría de Obras Públicas destinados a las viviendas que construyen las Madres.

"Esto es una explosión en la relación con las Madres", dijo anoche a LA NACION un miembro del entorno de Cristina Kirchner. "La primera entidad de derechos humanos a la que el Gobierno ayudó está investigada por corrupción con fondos públicos para viviendas de gente pobre, imagínense", se lamentó la fuente.

La renuncia de Sergio Schoklender, revelada ayer por Clarín, se produjo tras una pelea con su hermano Pablo, que ahora lo sucede en el control de los recursos de la fundación, y con Hebe de Bonafini , que lo echó. El caso causó un inusual malestar porque involucra a una entidad que es pilar de la gestión kirchnerista y emblema del "proyecto nacional y popular".

Además, el tema tiene profundas implicancias políticas. Según pudo saber LA NACION, el estallido del escándalo es parte de la guerra entre el Gobierno y el jefe de la CGT, Hugo Moyano. El entorno moyanista accedió a información de punteros barriales disconformes con el manejo de las viviendas y la usó para presionar a la Casa Rosada.

(...) La trama del escándalo comenzó cuando se supo que un conocido puntero kirchnerista de Villa Soldati, descontento con el manejo de las viviendas de Madres de Plaza de Mayo, dio información al entorno de Moyano sobre las irregularidades que implicarían a Schoklender y al Gobierno. Esa infidencia llegó a oídos del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y de la Presidenta, lo cual desató el nerviosismo y la furia oficial.

(...) Según la información que circuló ayer, Schoklender, que había decidido no hablar ante la prensa y al que se le adjudica un nivel de gastos excesivo, sería socio de una empresa que elabora casas prefabricadas como la que se instaló en el Club Albariño de Villa Lugano, presentada en un acto al que asistió la Presidenta y sus principales funcionarios.

Precisamente, punteros de ese barrió y de Villa Soldati, que tuvieron notoriedad en la toma del Parque Indoamericano, desataron en estas horas peleas internas y pases de factura por la disconformidad de esas construcciones."
"La Coalición Cívica volvió a pedir a la Unidad de Información Financiera que investigue a Sergio Schoklender por posible blanqueo de dinero de origen ilícito a partir de la compra de dos terrenos. La diputada nacionalElsa Quiroz hizo una denuncia el año pasado que reiteró ayer públicamente luego de la renuncia de Schoklender a la Fundación Madres de Plaza de Mayo, organismo que él gerenciaba desde que comenzaron a construir viviendas sociales con dinero del Estado nacional.

Quiroz dijo a Clarín que “el uso de los fondos públicos, sea por una persona o una asociación, amerita los controles necesarios. No me consta que estas operaciones hayan sido realizadas con esos fondos pero sí que encontramos irregularidades ”, explicó. 
(...) Quiroz recibió el año pasado una serie de documentos que probaban dos operaciones inmobiliarias sospechosas ejecutadas por Schoklender. Se trataba de dos terrenos -con casas incluidas- compuestos de 12 lotes uno y de 4 lotes el otro vendidos a tarifas insólitas: US$ 95 mil y US$ 65 mil respectivamente.

El costo era mucho menor de lo previsible si se toma en cuenta que la primera propiedad estaba compuesta por una casa de 19 habitaciones, 14 baños, cancha de tenis, cancha de fútbol, vestuarios, juegos para niños, quincho y piscina de 145 m2. La segunda tenía como destino un plan de viviendas de las Madres.

La sociedad compradora se llamaba Antártica Argentina pero detrás de esta firma -que no acredita personería jurídica-, aparecía Schoklender.

Esta situación quedó demostrada cuando el vendedor, Jorge Alberto Grisolía, inició un juicio de ejecución a Schoklender por falta de pago. Con esa información, la Coalición Cívica fue a la UIF donde hasta ahora sólo obtuvieron como respuesta que “no hay información”. (...)".