Páginas vistas en total

jueves, 13 de octubre de 2011

PARADOJAS DE UN GOBIERNO CÍNICO,CFK Y "EL"INAGURO HOY UN PARQUE EÓLICO L

Néstor Kirchner y Néstor Méndez dejaron tirado en El Calafate, un aerogenerador donado por EEUU


  La historia que vamos a contar aquí es realmente fascinante, no solo porque refleja toda una actitud política que tienen ciertos gobernantes ante la gente, sino porque resalta la desidia y la poca importancia con que el kirchnerismo trató la necesidad de los pueblos más alejados de esta provincia. Desde hace 10 años se encuentra tirado, herrumbrado y desguasado en El Calafate, un aerogenerador del última tecnología que en el 2001 donó la National Renewable Energy Laboratory, para que se diera luz a la pequeña localidad de Tres Lagos que aún hoy (2011) sigue padeciendo los cortes de luz y se provee de energía con un viejo motor a gas oil.
Es una incongruencia total, que mientras en Tres Lagos la gente no pasa un mes sin cortes de luz, porque tienen un grupo generador a gas oil, hace 10 años que esté tirado un aerogenerador de última generación en El Calafate, que se recibió cuando aquí gobernaba Néstor Kirchner y en El Calafate Néstor Méndez”, resumió a esta Agencia el Ingeniero Eduardo Delía, de la Asamblea Ambiental Ciudadana.
Delía se refirió así a un enorme aerogenerador que se encuentra abandonado desde hace 10 años a unos 13 kms de El Calafate, a pocos metros de la ruta 11, en un predio donde se levantan unos galpones que utilizaría la empresa Austral Construcciones, de acuerdo a lo señalado por gente del lugar.
Las palas del enorme molino de viento se pueden ver perfectamente desde el aire por intermedio del Google Hearth, tal como lo muestra nuestra portada y representa el elemento físico que fue producto de un proyecto piloto implementado con la ayuda del NREL (National Renewable Energy Laboratory) de Estados Unidos, para que se proveyera de energía a la localidad de Tres Lagos, una pequeña localidad del interior provincial que en el 2001 cubría sus necesidades de energía con el funcionamiento de un motor diesel.
Los proyectos pueden ser observados en los documentos que ponemos a disposición de los lectores al pie de esta nota, uno de los cuales establecen las especificaciones técnicas, de funcionamiento y aporte energético del ingenio y el otro documento presentado por NREL y Servicios Públicos Sociedad del Estado, el lugar de la prueba piloto: Tres Lagos en Santa Cruz.

El aerogenerador es un AOC con una potencia de 50 Kw y fue producto de una donación que hizo el 5 de marzo del 2001 el gobernador del Estado de Vermont en EEUU Howard Dean, quien aspiró al cargo en la Casa Blanca en el 2004 y que en la actualidad es presidente el Comité Nacional Demócrata, del partido que en estos momentos controla la Cámara de Representantes en el Senado de Estados Unidos.
En aquella oportunidad Howard y empresarios, se reunieron con el entonces Gobernador Néstor Kirchner y convinieron un plan piloto para dotar a la pequeña localidad de Tres Lagos de este aerogenerador que vendría a paliar el 70% de las necesidades de energía de la localidad, resolviendo de esta manera un problema acuciante por aquellos años, constituyéndose en la segunda localidad (después de Pico Truncado) que iba a gozar de un generador de eólico de última generación, aprovechando los vientos favorables que soplan en esta parte del país durante todo el año.
Por causas que nunca se aclararon, el enorme molino electromecánico quedó tirado en El Calafate, depositado en un predio a unos 13 Kms de la ciudad, en el denominado camino del Hualichu, a pocos metros de la ruta Nº 11. Desde entonces está allí y su enorme estructura no se puede disimular, pudiendo observarse desde el aire, como lo nuestra foto capturada del Google Herath
Tal como lo reseña la ONG Calafate Natural y lo señaló Delia a OPI, en ese momento en Servicios Públicos, ente provincial encargado de suministrar la energía eléctrica a toda Santa Cruz, estaba a cargo el ingeniero Barletta, hoy funcionario nacional y como Intendente de El Calafate se encontraba Néstor Méndez, actualmente diputado provincial.
Lo incongruente de esto – dijo Delía – es que este molino, a la provincia no le había costado ni un centavo y solo necesitaban traer a un técnico de AOC para que lo instalara. Parece que en ese momento comenzaron a aludir “cuestiones presupuestarias” y todo quedó allí, el aerogenerador que en ese momento era de ultísima generación, se perdió”.
Efectivamente, el aerogenerador del cual sobresalen sus enormes palas como mudo testigo de la desidia y el desinterés público por los pueblos del interior, aún cuando los discursos digan lo contrario, se herrumbó tirado en el suelo y poco a poco fue destruyéndose, trabajo acelerado por manos anónimas que han ido robando partes del complejo sistema electromecánico que llevan estas poderosas máquinas, hoy inservible, semienterradas en el cementerio de las promesas incumplidas.
Tres Lagos, como en el 2001 cuando el proyecto para su electrificación se vivía con alegría, se sigue nutriendo (diez años más tarde) con un vetusto motor diesel que cada dos o tres semana sufre un corte, debido a la sobrecarga o a la falta de combustible en época invernal.
Nada se puede decir de esto si no se habla de la desidia y de la falta de proyecto en materia de infraestructura”, dijo Delía a la vez que pensábamos qué diría la National Renewable Energy Laboratory de EEUU si supiera el final de la valiosa donación que hizo hace 10 años a este rincón olvidado de la Patagonia Argentina, en una provincia donde el gobierno decía no tener presupuesto para poner el aerogenerador en el pueblo de Tres lagos y pagarle el viático a un técnico norteamericano, mientras más de 600 millones de dólares dormían fuera del país como reserva (según Néstor Kirchner) para desarrollar la provincia, cuando todas los demás se hubieran “comido” el dinero de las regalías que había pagado YPF. (Agencia OPI Santa Cruz)

EL 80 % RECHAZA EL EQUIPO DE TRABAJO DE CRISTINA,PERO LE VA A ENTREGAR EL VOTO

El 80% rechaza el equipo de trabajo de Cristina, pero le entrega su voto

Faltan 10 días para las elecciones, y preocupan las encuestas. En especial una que asegura que el casi el 80% de la población rechaza el actual Gabinete de trabajo de Cristina Fernández, sobre quien -descuentan- recaerá la mayoría de lo votos de la población.
13/10/2011

.- ¿Puede gobernar solo Cristina Fernández y la "fuerza fantasmagórica" de Néstor Kirchner? Pues, para una importantísima cantidad de argentinos para que sí. ¿Creerán más en "la Fuerza de Él" que en el "trabajo" real de los ministros que llenan las oficinas de la Casa Rosada?

Según una encuesta de la consultora 'Poliarquía', 8 de cada 10 votantes creen que la Presidente debería cambiar su gabinete de ministros en el mandato que comenzará el 10 de diciembre si se concreta su reelección, que casi todos dan por descontada.

La mayoría espera, además, que Cristina y el oficialismo, en general, presten renovada atención a las demandas ciudadanas de mayor seguridad, al tiempo que es optimista en cuestiones económicas.

Son éstas algunas de las principales conclusiones que surgen de la encuesta que esta consultora realizó para el matutino porteño 'La Nación'.

Si bien la mayoría de los 1400 ciudadanos de todo el país que fueron consultados tienen expectativas positivas respecto de la economía futura, las opiniones difieren y mucho según se trate de eventuales votantes del oficialismo o de la oposición en sus distintas variantes.

Pero en cuanto al equipo de trabajo de Cristina existe mayor coincidencia: el 39% cree que debería haber muchas variantes, y el 40% respondió que serían necesarios "algunos cambios"

En el oficialismo se descuenta que habrá reemplazos obligados en el Ministerio de Economía: Amado Boudou asumiría como vicepresidente, en tanto, la Jefatura de Gabinete, Aníbal Fernández tiene asegurada una banca en el Senado, o el Ministerio de Agricultura.

Ahora, la percepción varía según quien opine: el 63% de los votantes de la oposición quiere "muchos cambios", mientras que un mayoritario 57% de los votantes de Cristina quiere "algunas" modificaciones en el elenco ministerial. "En 2007 la población tenía una expectativa de cambio en el gabinete nacional, y luego de la asunción de Cristina sintió desilusión porque no lo hubo", sostuvo Alejandro Catterberg, director de Poliarquía.

En cuanto a los ítems a modificar, el 31% pidió "mayor combate a la inseguridad"; un 8%, "generar más fuentes de trabajo", y un 7% de los consultados solicitó "reducir los planes sociales".

En cuanto a qué se debería mantener se destaca el apoyo a "la política económica", sostenida por un 14% de los consultados como el principal tema que no debería modificarse; le siguen mantener el nivel de empleo (9%), y acentuar las políticas educativas (otro 9% de los consultados).

En cuanto a las previsiones de la gente sobre el estado general del país durante el próximo período presidencial contienen una visión más que positiva: el 47% de los consultados cree que la situación mejorará, un 27 cree que seguirá igual y sólo un 20% prevé un empeoramiento.

Divididos según su eventual voto del domingo 23, la percepción cambia. Un 70% de quienes van a votar la reelección de Cristina dicen que la situación mejorará, mientras que sólo el 23% de quienes elegirán una de las seis opciones opositoras (Hermes Binner, Ricardo Alfonsín, Alberto Rodríguez Saá, Eduardo Duhalde, Elisa Carrió o Jorge Altamira) cree que la situación de 2012 será mejor que la de este año.

También se consultó al electorado sobre la crisis global, pero resulta que pocos creen en un real impacto sobre la economía del país: un 53% cree que afectará poco a nada a la economía nacional; un 27% cree que influirá "bastante", y sólo un 16% estima que la volatilidad de los mercados afectará mucho a la Argentina.

Aquí la percepción vuelve a dividirse según la preferencia del votante. Un mayoritario 75% de quienes dicen que votarán a la Presidente creen que la crisis no afectará al país, mientras que un similar 70%o de los votantes de la oposición evalúan que la crisis mundial afectará "bastante o mucho" a la Argentina.

"En términos generales, la gente es optimista en relación con la situación en 2012. Pero si uno mira bien los números hay una división casi en dos mitades: por un lado los optimistas que votarán al Gobierno, y los más preocupados o pesimistas en relación con el futuro, que dicen que optarán por alguna de las variantes opositoras", agregó Catterberg.

Con optimismo o no, casi nadie niega los distintos problemas que se mantendrán o agudizarán el año próximo:

> un 50% de los consultados cree que en 2012 habrá más inflación que este año; un 32% que se mantendrá en los mismos parámetros que se evidencian en el presente, y sólo un 13% cree que el índice inflacionario será inferior al actual.

> Si bien ocho de cada diez consultados creen que sus ingresos personales se mantendrán o aumentarán, un 72% ve como inevitable un aumento en las tarifas de servicios públicos esenciales como luz, gas y transporte.

> Por último, el 53% cree que la siempre difícil relación entre el Gobierno y los distintos sindicatos se mantendrá igual.

ARGENTINA,EL PAIS DONDE NADIE SE HACE CARGO DE SUS TROPELÍAS


Tropelías

Por Pepe Eliaschev | @peliaschev
09/10/11 - 01:24

La bailarina que se desnudó ante las cámaras de Canal 13 no engañaba a nadie y la tenía clarísima. Estar “en bolas”, confesó, era y es lo de ella, ¿de qué desconcertarse, si nunca se propuso violar nada? El programa se graba varias horas antes de ser emitido y lo que en él se muestra y se dice es deliberado, está guionado y totalmente preconcebido. Nadie puede quejarse de haber sido sorprendido.
Tampoco puede reclamar gran cosa en materia de no saber de qué se trataba el indescriptible Aníbal Fernández, a quien no se le pasó por la cabeza renunciar a la jefatura del Gabinete de ministros tras haber asegurado que el activista sindical Rubén Sobrero era un incendiario de trenes y que así ya lo había probado claramente la Justicia. Desautorizado por el propio juez de la causa, Fernández ni se inmutó.
¿Debería alarmarse, acaso, el empresario de medios Daniel Hadad por el hecho de que algunas antenas de sus numerosas radios quedaron inutilizadas por el fuego, pese a estar emplazadas en un predio de la Policía Federal en Buenos Aires? Claro que no, son gajes del oficio, porque el tema de las antenas y las interferencias siempre lo ha fascinado y no en vano es uno de los broadcasters de la Argentina con mayor versación en cuestiones de seguridad, operaciones especiales y penetración. Lo que desasosiega es que, pese a la mentada y endiosada “Ley de Medios” del Gobierno, situaciones tan poco claras, como las de radios privadas operando desde predios policiales, sigan desenvolviéndose con naturalidad, demostración de que un renovado poder regulatorio del Estado a partir de la famosa ley, logro del que se ufana siempre Gabriel Mariotto, era pura espuma propagandística.
Tampoco hay espacio para el asombro cuando, tras las vociferantes proclamas oficiales en el sentido de que la Argentina está blindada ante la crisis mundial, se va advirtiendo, lenta pero visiblemente, que a este país, como era lógico e inexorable, se le va nublando el cielo. Esas certezas artificiales de blindaje eran voluntarismo de la peor calaña, secuela del optimismo adolescente con el que el Gobierno se arropa, convencido de que “las buenas ondas” son, sin más, el pasaje seguro al triunfo final.
En este punto, se evidencia que la pequeña y mediana impunidad es un rasgo ya constitutivo de la Argentina de hoy. Un fastuoso edificio de argumentos, excusas, racionalizaciones y piruetas ideológicas hechas a medida se han ido apilando como capas geológicas para casi todos los conflictos. Es un país en el que se ha hecho irreductible la noción profunda de vivir en “moratoria”, uno de los capítulos de la amnistía permanente.
Una despenalización de hecho cruza la vida cotidiana de los argentinos. Que un cargo oficial de la importancia y potencia de la jefatura de gabinete de ministros sea la base material para perpetrar irregularidades tan notorias suspende la respiración. ¿Dónde estaba escrito que Fernández debía opinar a través de los medios de un tema que estaba en el dominio de la actuación judicial, avalando una medida inconsistente y cuya endeblez se advirtió enseguida?
Pero no se trata de un caso de mera imprudencia, aunque ese rasgo implique en un funcionario de tal rango una falta imperdonable. Es que todo el edificio de la gestión del Ejecutivo aparece plagado de arbitrariedades, improvisaciones y corrimientos de lo que la norma estipula. Este ya baqueteado jefe de Gabinete había acusado en su momento a Fernando Solanas como culpable de otra jornada de estrago ferroviario, pero tamaña imputación en nada quedó. Numerosos jueces argentinos también proceden con caricaturesco rigor ante faltas menores, pero son blandos como la crema ante las infracciones gruesas de los poderosos. Esos mismos jueces, dueños de un narcisismo desbordante, defienden sobreactuadamente y con uñas y dientes su honor si alguna crítica los roza, pero aguantan con disciplina militante los desaguisados de un Poder Ejecutivo tronante como el actual.
¿Es que acaso, por ejemplo, se sabrá alguna vez qué pasó con los míticos prostíbulos propiedad de un juez de la Corte Suprema? ¿Llegará el juez Oyarbide al hueso con el caso Schoklender/Bonafini? ¿O acaso el Gobierno podrá demostrar que el “diálogo” con la satrapía de Irán rendirá frutos que justifiquen la aparentemente inocente permisividad argentina para con ese régimen?
La fantasía de blindar a la Argentina con puro voluntarismo no es un invento de este gobierno, claro. Ya entre 2000 y 2001 la gestión de la Alianza, de cuyo gabinete de ministros participaron varios funcionarios de alto rango de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, invirtió todas sus fuerzas en comprar un “blindaje” financiero que luego se deshizo como castillo de arena. ¿Es muestra de sabiduría que la Presidenta sostenga ahora, en medio de la tempestad planetaria, que la Argentina está “blindada”? Mucho más patriótico y –sobre todo– eficaz sería advertir que se vienen tiempos espinosos y que es conveniente prever restricciones y turbulencias, en vez de negar la realidad y, al contrario, dedicarse al simpático y tan argentino deporte del bardeo primitivo: estamos bárbaro, mejor que nadie, derrochando optimismo y ridícula positividad. Recuerda aquel “quédense tranquilos, van con el César” que solía enunciar Carlos Menem cuando el Tango 01, que él compró, volaba en zona de borrascas y sus invitados en la cabina se sobresaltaban.
Los desnudos televisivos revelan en verdad la impalpable ética de una sociedad que cree ser mucho mejor de lo que es. La desnudez es belleza y erotismo, legítimos y estimulantes en la vida privada, aunque la exhibición por TV de cuerpos cincelados y contorsiones atractivas se usan para las neurosis nacionales como drogas ansiolíticas. El problema es que, en la clave rústica y prostibularia en que se despliegan hoy por los medios de este país sólo exhiben un profundo desprecio por la mujer, cosificada y degradada, objeto de carne apetecido, que la tribuna celebra en medio de rumorosos y ordinarios griteríos de excitación primitiva. Nos muestran cuerpos sin atuendos, es cierto, aunque ese estar “en bolas” revele proyectos un poco más turbios que la mera seducción con la que la hembra desvestida se propone estimular fantasías. Otra desnudez emerge, la que presenta, sin trapos que la cubran, la delgada endeblez de las prioridades nacionales. Por ese lado va esta secuencia: en el mundo del poder, nadie es responsable de nada y nadie termina finalmente haciéndose cargo de sus tropelías.