Páginas vistas en total

viernes, 15 de julio de 2011

KRISS APARECIO EN CONDENA NACIONAL AYER,Y 500.000 PERSONAS APAGARON EL TELEVISOR


CADENA NACIONAL

Cristina apareció... y casi 500.000 personas apagaron el televisor

 Es una  constante: la cámara se enciende y parece la imagen de la 
Presidente de la Nación, un público numeroso apaga la tele. Ella 
anunció en la inauguración de la muestra de ciencia y tecnología que 
el futuro ya llegó, lástima que venga con la misma impronta con la 
Presidente abordó el pasado.
15/07/2011 | 10:17

Cristina apareció... y casi 500.000 personas apagaron el televisor
Cristina Fernández de Kirchner inauguró en Vicente López la Tecnópolis. Foto: Maximiliano Luna/Télam (14/07/2011).
 por JORGE HÉCTOR SANTOS
 La audiencia televisiva huye cada vez que Cristina Fernández viuda de Kirchner recurre a la cadena nacional para su uso por cuestiones proselitistas. Ayer, 14/7, la excusa  fue la inauguración de Tecnópolis.
La 26° cadena empleada por la presidente en alrededor de un año calendario iniciada a las 18.43 horas y finalizada a las 19.01 registró que el encendido cayó 4.8 puntos (casi 500.000 personas) al que existía antes del ingreso en pantalla de la figura de Cristina. Estos números sin contar aquellos que bajan el sonido o que abandonan la pantalla para hacer otras tareas.
Antes de la cadena nacional:
> América 2 registraba  5.9 puntos y cayó a 3.6.
> Canal 7 hacía 2.2 y bajó a 1.7.
> Canal 9 marcaba 6.2 y descendió a 5.6.
> Telefe tenía 8.7 y cayó a 7.1.
> Canal 13 estaba en 7.4 y descendió a 5.4.
En síntesis una pérdida del 20.0% de audiencia.
Tecnópolis
Pero ¿por qué tanto fracaso creciente con las cadenas de radio y TV?

En cada aparición pública la Presidente de la Nación pasa del odio al amor, como de la alegría al llanto, exponiendo una inestabilidad emocional que, más allá que puede estar en parte actuada, no se corresponde con el cargo y las responsabilidades que su función requiere.
En la 26ta. vez que utilizó la cadena nacional en un año calendario para discursos alejados por completo de la necesidad de ese recurso excepcional, Cristina Fernández, siempre vestida de duelo exagerado pero con indumentaria diferente y costosa, que pagan todos los argentinos, volvió a destilar ponzoña en su comunicación.   
Esa cuota de tirria, siempre en sus gestos y conceptos, pueden volverse en su propia contra, tal como sucedió, en parte, hace días en la elección en Ciudad de Buenos Aires. 

William Shakespeare interpretó una situación similar con una de sus reflexiones, al decir: “Si las masas pueden amar sin saber por qué, también pueden odiar sin mayor fundamento”.
En la inauguración de Tecnópolis, la viuda de Néstor Kirchner, no se privó de atacar sin nombrarlo a Mauricio Macri y, por añadidura a sus votantes, que no son pocos, cuando en forma totalmente innecesaria e inoportuna, cargó contra el jefe de gobierno porteño por no permitir que la exposición se haga en la ciudad.
"Lamentablemente no nos autorizaron a hacerlo en la Ciudad", señaló ella (pretendía el desatino de cortar la avenida Figueroa Alcorta para montar la feria en ese lugar. Un delirio que era imprescindible impedir que se ejecutara), y agregó: "Nosotros no le echamos la culpa a nadie", que en la boca de Cristina sonó exactamente a lo que es, a una mentira más de un gobierno que vive buscando culpables.
Pero la jefa de Estado fue por más: "Lo íbamos a hacer el año pasado, cuando no había elecciones. Nosotros no somos los que hacemos obras 4 o 5 meses antes de las elecciones".  
Olvido presidencial de todas las publicidades engañosas salpiban los partidos de fútbol, donde se citan obras públicas que nunca se hicieron o que se ejecutaron apenas en una porción. Cree la Presidente que el ciudadano no se da cuenta que antes de las elecciones en cada provincia ella inaugura obras y hace anuncios de subsidios para comprar o torcer votos.

Sin duda, una razón poderosa para apagar el televisor.
Resulta una postal tercermundista ver a los aplaudidores públicos en cada una de sus alocuciones, tal como los presentes en Villa Martelli. Excesiva genuflexión. Otra razón para el off del receptor de TV.
Olvida la Presidente que ella resolvió que haya una absurda 2da. vuelta en la que participará el candidato del Frente para la Victoria, a quien ella no apoyo y pareciera que pretende terminar de destruir por haberla desafiado en una legislación sobre glaciares:   Daniel Filmus.

¿Por qué tanta soberbia? Cristina todavía no felicitó a Macri por su resultado extraordinario en 1r. vuelta. Tampoco lo hizo Filmus. 

Otro motivo para apagar el televisor.
Cristina terminó diciendo: "¡A disfrutar de Tecnópolis, a disfrutar del futuro, que ya ha llegado!". Es curioso que lo haya expresado una persona que permanece estancada en los años '70.
Además, lo interesante sería, para ella tan progresista, que el futuro llegara a todos los 

argentinos y no solamente al espacio de 50 hectáreas en Villa Martelli…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada