Páginas vistas en total

jueves, 15 de diciembre de 2011

EL CRISTINISMO ECHO A PERÓN....¿¿QUIEN O QUE ES LO QUE MANEJA EL DESTINO DEL PAIS


2011-2015

Chau Perón: El PJ en estado de shock

 Previsible pero no por eso menos dramático para el Partido Justicialista: Ella no cree que esa estructura le aportó los votos y avanza en la consolidación del Cristinismo como nueva expresión del movimiento nacional y popular en el poder.
12/12/2011 | 08:14
Chau Perón: El PJ en estado de shock
Cristina Fernández de Kirchner, con el bastón de mando presidencial, luego de haber jurado su segundo mandato. Foto: Daniel Luna/Télam (10/12/2011).

 “(…)  Un sobreviviente, con el que circunstancialmente compartió un departamento, rememora un costado insólito de Lupín: “Una noche, me despertaron los gritos roncos de una persona, cuando terminé de despertarme, me di cuenta que provenían de muy cerca, era el Flaco, que imitaba a Perón con una escoba de micrófono; le dije que se dejara de romper las pelotas, y el tipo nada, seguía con el discurso, prendí la luz y ahí estaba, escoba en mano, poniendo la otra mano como el Viejo y totalmente dormido, es que Lupín era sonámbulo y yo no lo sabía”. 

La militancia universitaria era compartida con otro riogalleguense, Rafael Flores, alias Rafa, hijo de un empleado bancario y popular arquero de fútbol, y de una señora Sureda que, como el abuelo de Kirchner, estaba entre los descendientes de los pioneros. (…) Rafa recuerda que Lupín se abrió de la FURN (Federación Universitaria para la Revolución Nacional ), por disidencias, y para cuando, en abril de 1973, se unen al Frente de Agrupaciones Eva Perón (FAEV), de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias), para conformar la JUP (Juventud Universitaria Peronista) platense, el Lupo ya no militaba, al menos en el frente universitario. 
El tabicamiento de las estructuras conspira contra la tarea de encontrar referencias de continuidad en la militancia de Kirchner en las agrupaciones de superficie de Montoneros, salvo sus propias expresiones frente a un auditorio donde se encontraba Miguel Talento; allí habló de sí mismo como fundador de la JUP. 
Al menos en La Plata, su ámbito de militancia, esto está descartado por un integrante de la Mesa de Agrupaciones, quien dio a conocer la unidad de la FURN con FAEV, en la nueva Juventud Universitaria Peronista: el propio Rafael Flores. Tampoco alguno de los participantes de la trifulca a golpes de estas agrupaciones, el día de la liberación de los presos peronistas de la U9, recuerdan al flaco santacruceño. Los riogalleguences que fueron a La Plata luego del ’73, rememoran que Lupín se quedaba comiendo salchichas, cuando se sabía que en el comedor universitario habría algún acto.
Los militantes setentistas de Gallegos, no lo reconocen como un par. A pesar de la escasa población de la ciudad, que atentaba contra el tabicamiento de estructuras, se dieron una organización férrea y lograron una mínima estructura militar, con condiciones de seguridad interna aceptables. Al consultar a cuadro y militantes de base de la regional 7 de la JP, el nombre de Kirchner no es reconocido como integrante, sólo lo recuerdan ocasionando problemas.
El 8 de enero de 1974, la UB Abal Medina, que aglutinaba a los militantes de superficie de la M, en Gallegos, organizó una campaña del juguete, junto a la Juventud Radical, que tenía como atractivo una maratón radial en LU14 Radio Operativo Cóndor, como se denominó en aquellos años a la actual Radio Provincia del Estado. Los juguetes se iban a repartir en los barrios periféricos, pero un grupo de mujeres y niños armó un gran lío bajo la conducción del joven Lupín, que gritaba ”Montoneros, carajo”, e impulsaba a tomar los juguetes antes del reparto. “Se armó un terrible escándalo que nos arruinó todo el trabajo”, recuerda, indignado, un militante de la JP. “Cada vez que aparecía por la ciudad, se metía en patoteadas de este estilo, se llegó a discutir si lo hacíamos boleta”. (…)”.
Daniel Osvaldo Gatti
El Amo del Feudo, 2003.

por EDGAR MAINHARD

 En la sociedad político-matrimonial constituida por Cristina Fernández y Néstor Kirchnerel peronismo fue una cuestión más de él que de ella.
Pero ambos coincidieron siempre en intentar crear su peronismo propio. De hecho en la provincia de Santa Cruz, su movimiento político se llamó Frente para la Victoria Santacruceña, liderado por el Partido Justicialista provincial pero, con la excusa de instalar la idea de una mayor amplitud partidaria, una herramienta personal de Néstor Kirchner, sin contratiempos institucionales. Una expresión de su voluntad.
La sigla Frente para la Victoria Santacruceña (FVS) es un sublema del Partido Justicialista de Santa Cruz, pero siempre resultó la marca registrada de Néstor Kirchner, más allá de estructuras con las que no siempre se identificaba, como el Consejo Nacional del PJ.
Los Rodríguez Saá, en San Luis, también mantuvieron un enfoque bastante parecido. De hecho su Peronismo Federal adhiere al Movimiento Nacional Justicialista aunque no integra el Partido Justicialista.
Cuando Néstor Kirchner se lanzó a la política nacional, el Frente para la Victoria Santacruceña devino en la Corriente Peronista Federal y más tarde en Frente para la Victoria, siempre como un movimiento, nunca un partido, superador del peronismo.
Ese fue el concepto que Kirchner intentó instalar en 2003/2004 convocando a sectores que en 1999 habían acompañado al Frepaso en general y al Frente Grande en particular. Precisamente Carlos Alberto Álvarez, alias Chacho, fue quien, desde agosto de 1985, en la revista Unidos comenzó a agitar el tema a partir de un sucesión de escritos que se titularon “Peronismo: ¿el fin?”.
Fueron 8 textos en el Nº6 de Unidos, que firmaron Alvarez , Felipe Solá, Salvador Ferla, Mario Wainfeld, Vicente Palermo, Enrique Mario Martínez, Roberto Marafiotiy Alvaro Abós.
Álvarez, quien terminaría apartándose hacia el Grupo de los 8, en 1989, luego de ganar y asumir una banca de diputado nacional integrando la lista del PJ porteño que lideraba Carlos Grosso, escribió en Unidos, en días en que comenzaba la Renovación (tema que en aquella edición de la revista debatió Juan Carlos Dante Gullo), consolidada cuando Antonio Cafiero ganó la Gobernación bonaerense en 1987: “La incertidumbre y la duda rodean un momento ‘excepcional’ de la historia del peronismo. La crisis de su identidad se confunde con su degradación orgánica. Esto lleva a respuestas ambiguas y contradictorias. Compañeros que se alejan de la estructura orgánica, pero reivindican su inalterable identidad peronista. Creo, que sin obviar la necesaria discusión entre seguir adentro o irse, hay pendiente un debate que tiene como referente la situación argentina y los nuevos significados de una política transformadora. (…)”.
Kirchner abordó el tema en 2003 y 2004, en parte porque él se sentía minoritario en el PJ convencional, que se dividía entre Carlos Menem y Eduardo Duhalde.
Menem fue destrozado por sus propios miedos y por la opinión pública. El adversario a vencer por Kirchner era Eduardo Duhalde, y al aproximarse el comicio legislativo de 2005 , Kirchner decidió que la prioridad era lograr ese triunfo, y para ello negoció con los líderes del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, suspendiendo el denominado ‘proyecto transversal’ (de todos modos, la relación con los llamados “organismos de derechos humanos” permaneció como demostración de sus diferencias).
En aquella campaña de 2005, Cristina Fernández fue candidata a senadora nacional por provincia de Buenos Aires, contra Hilda González de Duhalde.
Néstor Kirchner consiguió amalgamarapelando a los beneficios que ofrece la estructura del Estado Nacional, a alcaldes bonaerenses tales como Julio Pereyra(Florencio Varela), Mario Alberto Ishii (José C. Paz) y Alberto Balestrini (La Matanza), y gobernadores como Carlos Rovira (Misiones), Gildo Insfran (Formosa) y Eduardo Fellner (Jujuy), con un heterogéneo abanico que iba desde Confluencia Argentina (Rafael Bielsa, Eduardo Luis Duhalde y Miguel Bonasso) al Espacio Transversal (Eduardo Sigal y Ariel Schiffrin), Nueva Militancia Gremial y Social(Edgardo Depetris) y los Jóvenes K (¿recuerdan a Nicolás Trotta, que reportaba aEnrique Albistur? Un antecedente de la Agrupación La Cámpora), entre otros.
De todos modos, vale la pena reiterarlo, en la sociedad político-matrimonial, Néstor Kirchner siempre fue identificado con el peronismo, y Cristina Fernández con el no peronismo.
Precisamente el ataque de Duhalde en aquel 2005 fue por el supuesto no-peronismo de Cristina (expresado en una campaña proselitista en la que se desestimaba la liturgia), y ella le respondió en un discurso en la ciudad La Plata, el 07/07/2005, en presencia de Néstor Kirchner:
“(…) Y quiero también, señor Presidente, amigos, esta noche, decirles que lo que también una escucha por crítica, que la vocación de hegemonía, que su autoritarismo… y con receta nos quieren convencer de que eso es un libreto Peronista. Cuando a alguien se le imponen escollos institucionales para que no gobierne, eso no es libreto Peronista. Eso es guión y dirección de Francis Ford Coppola, y el resultado no es Manual de Conducción Política, sino es El Padrino. Así que no me vengan a mi a decir o plantear cuestiones desde la Doctrina, las ideas o las convicciones, que las he tenido siempre, pero que no necesito recitarlas para convencer a los demás. Estoy muy convencida de lo que soy.
Por eso, Presidente, quiero trasmitirle lo que me pasó el otro día en la misa de los Palotinos, en la iglesia de Belgrano, a la que fui. Un hombre, al que uno de los Palotinos asesinados había casado hace más de 40 años me dijo, con lágrimas, no se dejen intimidar. Y yo le digo a usted, Presidente, no se deje intimidar. Le quieren torcer el brazo. Pero no se lo quieren torcer porque tenga malos modales o use el saco cruzado abierto, o porque no le importe el protocolo. (…)”.
Néstor Kirchner murió el 27/10/2010, Cristina Fernández heredó el Frente para la Victoria, y el 23/10/2011 refrendó en las urnas su liderazgo del movimiento que fundó su marido y la cuestión es qué ocurrirá ahora con el Partido Justicialista cuando Cristina tiene ambiciones fundacionales acerca de todo.
Cristina Fernández considera que no precisa de la estructura orgánica del PJ, hoy día controlada por un conjunto de gobernadores, con Daniel Scioli (provincia de Buenos Aires) en la presidencia del Consejo Nacional. Ella ya rechazó, a fines de 2010, asumir ese cargo.
Si bien Cristina Fernández sigue asumiéndose como peronista, hay un distanciamiento evidente con el justicialismo institucional. Cabe preguntarse si también hay en marcha una revisión histórica, en especial del Juan Perón del período final, en los años ’70.
Hasta ahora el peronismo nunca se atrevió a profundizar la construcción de untraumático relato sobre qué fue lo que ocurrió en ese período, en el que comenzaron las detenciones-desapariciones como respuesta a acciones terroristas que Perón consideró actos de guerra en su contra de parte de organizaciones peronistas.
Es probable que el Cristinismo se diferencie del Kirchnerismo precisamente en el enfoque sobre qué supone hoy día el peronismo, y básicamente el posperonismo.El Kirchnerismo nunca resolvió esos interrogantes pero el Cristinismo luce muy audaz al respecto.
En 2003/2004 uno de los líderes peronistas que más intentó frenar el proyectotransversal de los Kirchner fue José Manuel De la Sota, en 2011 otra vez gobernador de Córdoba. Sin embargo, la difícil situación financiera de Córdoba, y otras provincias argentinas, es una realidad a la hora de concretar acciones políticas.
Si Cristina Fernández no puede resolver los obstáculos que plantea la economía a corto plazo, el peronismo tradicional tendrá perspectivas ciertas de intentar recuperar la iniciativa y plantear una disidencia respecto del Frente para la Victoria.Alberto Rodríguez Saá, por dar un ejemplo, especula con ese escenario.
Pero si Cristina consigue mantener su idilio con la opinión pública, el Partido Justicialista convencional puede quedar escaso de contenido y dirigentes, en breve.













     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada